Monóxido de Carbono: su daño toxicológico

El monóxido de carbono (CO), basándonos en sus caracteres fisicoquímicos, es un gas inodoro e incoloro, producido por la combustión incompleta del Carbono o sustancias hidrocarbonadas, en presencia de suficiente cantidad de oxígeno.

Es frecuente la aparición del mismo en estufas o sistemas de calefacción defectuosos, o de mala combustión.

Inhalado con el aire es un tóxico que forma un compuesto con la hemoglobina denominado Carboxihemoglobina, que posee una estabilidad mucho mayor que aquellas del “grupo hemo” con el oxígeno y el anhídrido carbónico.

Esto desencadena en un aumento del ritmo respiratorio (lo que termina envenenando más al individuo), desarrollando un dolor de cabeza, somnolencia y la posterior muerte.

Realizada la autopsia del sujeto, los órganos (y fundamentalmente la sangre) presentarán una coloración carmín bastante oscura, diferenciada a simple vista con sangre no contaminada (de un color rojizo virando al amarillento)

Escrito por | 31 de octubre de 2008 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , , , , , , ,
Lee más artículos sobre Química

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta