La memoria fotográfica sería genética

02-ciencia-genes-recordar.jpg

¡No! No se trata de una tarjeta de memoria sino que de nuestra propia capacidad de recordar caras o lugares…

El nuevo número del Journal of Neuroscience nos trae una revelación al respecto: los circuitos cerebrales que reconocen las caras y los lugares están en la mayoría de los casos determinados por la genética.

Esta afirmación se desprende de una investigación realizada por un equipo de la Universidad de Michigan en Estados Unidos quienes analizaron la capacidad de reconocer caras y lugares en 24 parejas de gemelos, de los cuales 13 eran monocigóticos (gemelos idénticos) y 11 de óvulos diferentes.

En la experimentación, observaron a través de imágenes de resonancia magnética la actividad neuronal y las regiones cerebrales que se iban activando en los participantes ante estímulos como rostros y sitios.

Los patrones que presentaba el cerebro ante esos estímulos eran similares en los gemelos idénticos que tenían una estructura genética parecida.

“Ese hallazgo no implica que la experiencia no desempeñe también un papel a la hora de reconocer las caras y los lugares, pero se ha demostrado que los genes tienen influencia en las personas fisonomistas y en las que recuerdan espacios”, dijo Thad Polk, uno de los investigadores.

Escrito por | 30 de diciembre de 2007 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Neurologí­a

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta